Archivo de la etiqueta: razones

Lo que busca un alumno de MBA

Normalmente los futuros alumnos de un MBA tienen una idea preconcebida de las funciones que van a mejora estudiando un MBA. Es necesario que estas ideas iniciales sean contrastadas con información real, programas de los contenidos, opiniones de otros alumnos,… si estas ideas coinciden con la información contrastada, la opción de estudiar un MBA cada vez ganará más posibilidades de convertirse en una opción real.

Una de las principales ideas existente en los futuros alumnos de un MBA es la capacidad de lograr un éxito profesional. Esta idea es una de las más aclamadas y extendidas para los estudiantes de un MBA. No les falta razón, el estudio de un MBA junto con las experiencias vividas en éste y las aportadas por los especialistas que imparten estas materias, lograrán una especialización y una visión diferente que permitirán encaminarse hacia una progresión creciente en su carrera profesional.

Siempre que una persona se decide a estudiar un MBA, como consecuencia a buscar una progresión en su carrera profesional, busca una buena bolsa de contactos que posibilite esta progresión. Como todos sabemos, los contactos son fundamentales, bien sea para futuras relaciones comerciales como para un posible cambio de empresa que mejore las condiciones laborales, por este motivo, el networking, el constante intercambio en las relaciones interpersonales favorecerán de forma notable los posibles negocios futuros.

Además del networking y de la progresión personal y profesional, un futuro alumno de un MBA busca una serie de actividades, que mejoren su actitud frente a los retos profesionales existentes. Este tipo de inquietudes vienen desde querer estudiar en un ambiente multicultural que favorezca la diversidad de ideas, búsqueda de consejos por parte de los profesores, encontrar ideas de negocios para convertirse en emprendedores o simplemente desarrollar las habilidades que favorece el ambiente que rodea a un MBA.

 

 

7 buenas razones para estudiar un MBA

Llevas tiempo pensando en ampliar tu formación, pero todavía no te has decidido. Todo el mundo cuenta maravillas de los Master en Business Administration, pero no tienes la certeza de que esa sea la mejor opción para ti. Además, la inversión que requiere un programa de este tipo es considerable, no sólo en dinero, sino también en tiempo y esfuerzo. ¿Vale la pena?, te preguntas. ¿Qué voy a conseguir con ello?

Cada uno debe valorar los pros y los contras de embarcarse en la aventura de estudiar un MBA. No te describiremos los frenos, que suelen tener relación con la vida privada y varían de una persona a otra. Pero sí podemos enumerar las ventajas que un MBA puede aportar a tu carrera.

Aquí tienes 7 buenas razones para matricularte en un MBA:

1. Mejor puesto, más ingresos: En muchas compañías, especialmente aquellas de gran tamaño, un MBA se tiene muy en cuenta a la hora de proponer ascensos. La expectativa de aumento salarial de un graduado en MBA puede de entre un 35% a un 60%, en función del puesto.

Eso sí, esta mejora económica no es instantánea: suele producirse en un plazo de entre 3 y 5 años. Y tampoco es igual para todos. Las empresas no prevén un sueldo específico para sus empleados con master. Son sus nuevas habilidades de liderazgo y resolución de problemas las que les abren puertas y les proporcionan ocasiones de promoción. Aunque el título ayuda, el talento y el esfuerzo también son parte de la fórmula.

2. Más oportunidades laborales: No se trata solamente de ganar más en tu puesto de trabajo, sino de tener más donde elegir. Un proceso de selección es una de las experiencias más competitivas que existen. Para diferenciarte de los otros candidatos y asegurarte de que el director de recursos humanos se fije en ti, debes demostrarle que, además de conocimientos técnicos, posees destrezas de comunicación, liderazgo, trabajo en equipo, negociación… Un MBA es una garantía para ellos.

3. Seguridad y liderazgo: Si ya tienes trabajo y no planeas cambiar, un MBA también puede hacerte más competitivo en tu empresa. Dominarás mejor tu puesto y será más difícil prescindir de ti. Adquirirás visión a largo plazo. Confiar más en ti y en tu cultura empresarial te ayudará a ser más ágil en la toma de decisiones. Si añades buenas dotes de comunicación a la mezcla, puedes acabar convirtiéndote en uno de los líderes de tu compañía.

4. Una buena preparación para tiempos mejores: Muchos ejecutivos (e incluso algunos recién licenciados) han decidido aprovechar la crisis para mejorar su preparación. Cuando la economía se recupere y se acaben los tiempos de vacas flacas, habrán reciclado sus conocimientos y estarán en condiciones de asumir grandes retos profesionales.

5. Un nuevo giro a tu carrera: Muchos profesionales sienten que han tocado techo en un determinado ramo, o simplemente descubren, con los años, que se equivocaron al enfocar su carrera. Editores que desean convertirse en manager, ingenieras que descubren que el marketing les apasiona… Un MBA es una buena oportunidad para cambiar de sector, especialmente para perfiles muy técnicos que necesitan abrir su perspectiva.

6. Capacidad de emprender: Si tienes una buena idea de negocio pero nunca has dirigido una empresa, un MBA generalista es ideal para ti. Aprenderás finanzas, habilidades de gestión y negociación, descubrirás cómo motivar a tus empleados y cómo dirigir proyectos. Esta cultura empresarial de base es clave, sobre todo, si tu perfil es técnico y no has desempeñado cargos directivos por cuenta ajena. Una de las críticas que se les hace a algunos MBA es que centran sus casos excesivamente en modelos de gran empresa. Para llenar este hueco, ya están apareciendo MBA dirigidos específicamente a PYMES. No obstante, un master clásico también aporta conocimientos de valor incalculable para los emprendedores.

7. Una sólida red de contactos: El valor de un MBA va mucho más allá de las clases, los casos prácticos y el proyecto. Además de todo eso, un postgrado en Business Administration es una ocasión excepcional de hacer networking. Cuida las relaciones humanas: tus compañeros y profesores pueden convertirse en futuros colaboradores o facilitarte jugosas oportunidades de negocio.