Archivo de la etiqueta: metas

Cómo conseguir una promoción en tu trabajo

Si crees que ya va siendo hora de ser promovido en tu empresa pero aún no lo has logrado, el portal Real Simple ha publicado una serie de consejos que te ayudarán a alcanzar la promoción en tu trabajo.

1. Habla con tu jefe y dile en qué se equivoca. Algunos jefes disfrutar cuando alguien inteligente desafía sus pensamientos. Esto no significa que debas cuestionar todo lo que dice tu jefe, sino que cuando discrepes con él sobre algunos puntos y tengas un pensamiento formado al respecto, seas capaz de decírselo directamente. Lo valorará de manera positiva.

2. Explica las malas noticias primero. A los jefes no les gusta que les cuentes lo fantástico que eres, prefieren que les expliques qué está saliendo mal o q lo que es más importante, qué estás haciendo para solucionarlo. Como buen empleado debes mantener al tanto de todos los problemas serios que suceden en la oficina a tu jefe. Esto te permitirá por un lado demostrarle que están al tanto del problema y de lo que pasa en tu departamento y que estás  trabajando para resolverlo. Y, por otro, darle tiempo para que busque su propia solución.

3. No traslades tus dramas al jefe. Guárdate las quejas.  En el trabajo no todo va a ser de color rosa. Probablemente deberás trabajar con diferentes personas y en situaciones que no son las ideales. Aunque esto te suponga un problema, no lo traslades a tu superior. Recuerda que tu trabajo  consiste en hacer su vida más fácil.

4. Sonríe. Aunque te encuentres sobrecargado de tareas, lo mejor que puedes hacer es respirar profundamente, mostrar una sonrisa  agradecer por la oportunidad que te han dado. Para tu jefe será bueno creer que disfrutas de tu trabajo.

¡Encontrar trabajo después de los 40 es posible!

Quedarse sin empleo siempre es una situación difícil de llevar. Si además coincide con que la persona tiene más de 40 o 45 años esta situación se agrava. Este colectivo de personas es uno de los que tienen más riesgo de reinserción laboral y por eso debemos prestarle una atención especial.

 

 

 

 

 

 

Si tú también te encuentras en esta situación no te desanimes, si sigues algunos consejos para encontrar trabajo después de los 40, como crearte un perfil en las redes sociales, actualizar tu currículum y no olvidarte de tu red de contactos, seguro que las cosas te van mejor de lo que imaginas.

Otra de las cosas que debes tener en cuenta y de las que sacarás más provecho es de formarte y renovarte profesionalmente. Existen muchos cursos de formación para adultos que te ayudarán a adquirir los conocimientos necesarios para aprender un oficio y estar al día en las últimas tendencias de tu sector.

Si con todo esto no tienes suficiente siempre puedes acudir a alguno de los centros y asociaciones que ofrecen orientación profesional y ayuda a mayores de 40 años para encontrar un trabajo.

Por último puedes informarte de cuáles son los nuevos yacimientos de empleo, es decir, los sectores profesionales que ofrecen más oportunidades y en los que deberías buscar trabajo.

El desempleo puede afectar a todo el mundo por igual pero se tiende a pensar que las empresas prefieren contratar a personas jóvenes. Contratar a una persona mayor de mediana edad también puede tener muchas ventajas: aportan experiencia y madurez, por ejemplo. Además los gobiernos y algunas entidades ofrecen ayudas económicas a las empresas que contratan a mayores de 45. Así que hazte valer y no te rindas. Si sigues nuestros consejos aumentarán tus probabilidades de encontrar un empleo.

Publicado en Iberestudios.com

 

MBA Online: Como sobrevivir en el intento de compaginar un MBA con la vida laboral y familiar.

Hacer un MBA supone para todo profesional, una experiencia única y enriquecedora, tanto en el aspecto académico como en el personal. Además de adquirir conocimientos, habilidades directivas, capacidad de liderazgo y muchas más capacidades, también supone el poder establecer relaciones personales, que pueden ser importantes para su carrera profesional.

Ahora, si aparte estas trabajando, también supone un esfuerzo extra durante el año, año y medio que dura el master, y esto se ha de tener en cuenta.

Aún así, la valoración una vez terminado el MBA es muy positiva. Sin embargo, como he dicho antes, la mayoría de los ex alumnos de MBA coinciden en que el proceso no es un camino de rosas, si el programa se compagina con el trabajo. En otras palabras, hacer un MBA es una apuesta dura. Si a ello se suma la responsabilidad familiar, hay que armarse especialmente de valor.

Para este tipo de perfil, uno del MBA más idóneos es el MBA Online, ya que te permite compaginar el trabajo, con la vida familiar y con el master durante el tiempo que dura el mismo, ya que ahorras tiempo en desplazamientos y te permite ajustar el tiempo de estudio a tus tiempos libres.

Aún así, resulta conveniente hacer algunas reflexiones previas:

1) ¿Es el momento? Asegúrate de que te encuentras en un período mínimamente estable. Si prevés que la probabilidad de lidiar con turbulencias personales o profesionales mientras cursas tu MBA es alta, quizá deberías posponer la decisión.

2) ¿De cuánto tiempo dispones? Ten en cuenta que para hacer un master de este tipo necesitarás emplear de 14 a 20 horas semanales. La ventaja como he dicho antes es que las puedes distribuir como tu quieras, lo que permite amoldar el estudio.

Claves para realizarse profesionalmente.

Hoy día hay miles de herramientas para ayudarnos a ser cada vez más eficientes y eficaces en lo que hacemos, para realizarnos profesionalmente, convertirnos en alguien que valora el trabajo y transmite optimismo y ánimo a sus compañeros. Esto es la realización profesional.

Sentirse realizado es sentirse bien con las metas alcanzadas, haber superado los fracasos y sentirnos útiles.

Con el paso del tiempo, vamos sintiendo que nuestras experiencias profesionales nos hacen sentirnos cada vez más fuertes y capaces de lograr más y mayores metas.

Las claves son estas:

Objetivos claros

Siempre tenemos que saber hacia donde queremos ir, a donde queremos llegar, cual es nuestra meta. Pero hemos de saber que la vida nos pondrá siempre escenarios diferentes a los que imaginamos cuando diseñabamos nuestro plan.

No importa los escenarios que nos ponga la vida, debemos hacer nuestro plan y modificarlo tantas veces sea necesario sin mutilar nuestros sueños y con objetivos cada vez más claros.

Fe en nuestras metas y en nosotros mismos

La fe es tan necesaria como es necesario creer en lo que todavía no hemos visto. La fe nos impulsa, nos anima y nos mueve a no desistir en nuestras empresas.

Debemos creer en nosotros, en nuestra capacidad de realización y en lo que aún no hemos logrado ser. Creer que si otros lo han hecho nosotros también podemos hacerlo o que aunque nadie lo haya hecho nunca, podemos conseguirlo igual. Y que en caso de no lograrlo, habremos ganado al menos el conocimiento y la experiencia.

Disciplina y orden

El cerebro humano se resiste a la idea de que debe establecer un orden y seguirlo de manera disciplinada.

Creemos que merecemos todo porque tenemos un título colgado en la pared. Sin embargo, no cumplimos con las tareas básicas y las responsabilidades elementales como la puntualidad, el compromiso, el trabajo en equipo, la colaboración, etc.

Formación

Debemos darnos cuenta de que es posible que no estemos avanzando en lo que hacemos porque nos falta formación, no investigamos ni aprendemos cosas nuevas. Nos pasamos el día haciendo sólo tareas rutinarias y cuando no entendemos algo, preferimos preguntar a alguien más.

Hoy en día el conocimiento está mucho más al alcance de nuestras manos. Las redes de información son más amplias y dinámicas y, si bien es cierto que son más susceptibles al error y la falsedad, no es menos real la riqueza del debate y los aportes que se recogen a nivel mundial de la misma.

No tenemos excusa para aprender.

Esto es una carrera, y mientras tu estas parado otros toman la mejor parte del pastel aprovechando cada migaja de conocimiento a su favor.

Tiempo y paciencia

Todos los procesos necesitan un tiempo de maduración. Se paciente y espera el tiempo necesario, no te precipites en decisiones de las que luego puedes arrepentirte.

Disfruta con lo que haces

No vale la pena amargarse, sufrir, estresarse, airarse, desesperarse.

Lo mejor que podemos hacer es interpretar nuestra parte del guión y esperar. Si hay un cambio de papeles entonces tomar el nuevo guión.

Es inútil tratar de cambiar el papel, o creer que la realidad nos esperará sentada, o irá a nuestra velocidad. Somos nosotros quienes debemos marchar al ritmo que impone la realidad y demostrar que somos lo suficientemente para mantener nuestros sueños a pesar de todo.