Coaching para Emprendedores

Disciplina, inteligencia emocional, enfoque y productividad, las claves para desarrollar tu propia empresa.

Para muchos, tener un negocio o empresa propios es uno de los objetivos más importantes en la vida profesional. Para lograrlo, seguir una estrategia de coaching puede contribuir a conseguir esa meta de una forma más efectiva. Te presentamos cuatro pasos del proceso de coaching para emprender, según nuevosemprendedores.net.
Autodisciplina

Es el control de la fuerza de voluntad. Muchas personas suelen afirmar que no la tienen, pero lo afirman para justificar su incapacidad para alcanzar una meta. La clave para mantener constante la fuerza de voluntad es la autodisciplina, que se relaciona directamente con la motivación.

Por ello, motivarse a uno mismo y a los demás es básico para reforzar tu fuerza de voluntad cada día y no renunciar a conseguir tus metas a la mitad del camino.

La autodisciplina es enmarcada por los coachs dentro de un concepto más amplio, el de la inteligencia emocional.
Enfoque

La falta de enfoque es la razón principal que impide lograr el objetivo de llevar a la realidad tu propio negocio. La concentración y el enfoque fijo en tus metas es lo que permite seguir un camino sin desviarse de su finalidad. El antiguo proverbio sufí afirma: “Allí donde está tu atención, allí estás tú”. Si no pierdes el enfoque, tienes más posibilidades de dar en el blanco y conseguir tu objetivo.

La creatividad, las ideas, y los recursos y habilidades son las flechas que quieres disparar hacia tu objetivo de crear tu propio negocio.

En una sociedad que nos bombardea con estímulos de todo tipo, imágenes, sonidos, televisión, publicidad y otros desvían nuestra concentración y pueden provocar que perdamos enfoque. Por eso, cuando tu atención está desenfocada no avanzarás sino que te estancarás.

Los expertos en coaching aconsejan entrenar para conseguir controlar la atención, para lograr una mejor concentración y no perder el enfoque.
Inteligencia Emocional

Hay gente creativa, que goza de una buena formación profesional, pero que no logra emprender, mientras que otros, con menos herramientas, sí lo consiguen.

La explicación, según los coachs, puede estar en las emociones. Mientras que algunos se dejan dominar por ellas, otros no.

Existen emociones negativas, que limitan, pero también positivas, que nos impulsan.

La inteligencia emocional es la capacidad de gestionar de forma efectiva nuestras emociones, para lograr, entre otras cosas, prevenirnos de ser víctimas del miedo y la parálisis, la culpa y la frustración.

El miedo al fracaso o al éxito son rasgos que impedirán a un emprendedor lograr implantar su negocio. Sentir culpa o vergüenza al cobrar por un trabajo puede ser una señal de que las emociones están predominando sobre el pragmatismo.

Por el contrario, otras personas descubren cómo obtener más rendimientos de sus emociones. Se concentran en lo que realmente les importa y encuentran belleza en las situaciones, lo que les ayuda a resolver problemas de forma más efectiva.
Productividad

Aprovechar el tiempo previene el estrés y contribuye a disfrutar más del tiempo libre, la familia, los amigos, los hobbies etc. Determinar y aportar a cada actividad sólo la energía precisa que requiere para llevarse a cabo, priorizarlas y organizarlas contribuirá a que tengamos un desempeño más eficiente, lo que, a su vez, nos ayudará a gestionar mejor un nuevo negocio propio.

___________________________________________

Publicado en altonivel.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>