Una economía más verde podría crear hasta 60 millones de empleos en el mundo

 

Trabajar bajo las bases de una economía verde podría ser bueno, no solo para el planeta, sino también para mejorar la situación de millones de trabajadores. En este sentido, el estudio de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) ‘Trabajando hacia un desarrollo sostenible’ reveló que una economía más verde puede crear entre 15 y 60 millones de puestos de trabajo.

Este margen depende del tipo de políticas que se pongan en marcha, de lo ambiciosos que sean los planes o del marco en el que se desarrollen. Además, desde la OIT destacaron el mensaje positivo de este informe sobre economía y medio ambiente, así como la ineficacia que achacan al modelo actual.

Los principales beneficiados en la implementación de estas medidas serían los países emergentes, ya que verían en este tipo de soluciones una manera de avanzar directamente hacia el uso de nuevas tecnologías verdes. Según este estudio, actualmente 500.000 personas en España tienen un empleo relacionado con productos y servicios medioambientales.

 

La solidaridad y la colaboración, fundamental para los CEOs

 

Generar entre sus empleados una cultura de colaboración y apertura, este es el principal objetivo que la mayoría de los CEOs tiene con sus empleados. Así lo constata el informe ‘2012 IBM CEO Study’ para el que se consideró la opinión de 1.709 ejecutivos de las empresas más importantes del mundo, correspondientes a 64 países y 18 industrias o sectores.

Para conseguir esta finalidad, los directivos apuestan por incentivar políticas de solidaridad, tanto entre sus empleados como entre sus socios y clientes. La tecnología en las empresas es otro de los aspectos que más valoran los CEOs en las empresas. Si anteriormente se le tenía cierta consideración en base a su eficiencia o a su reducción de costes, actualmente se la considera un valor en sí mismo.

Respecto a los empleados, los directivos prefieren que los trabajadores sean personas con grandes capacidades de adaptación al cambio y que puedan proponer nuevas maneras de actuar. Además también apuestan por la interacción con los clientes y con otras empresas complementarias de su actividad para así sumar conocimientos, innovar y crecer.

 

 

 

 

 

 

La Roja, ejemplo de motivación para las empresas

 

En plena celebración de la Eurocopa, el éxito de la selección española de fútbol traspasa el terreno de juego y llega al ámbito empresarial. Según los expertos del Observatorio del Empleo de AgioGlobal, aquellas compañías que busquen tener éxito deben tener muy en cuenta los valores que se han implantado en la selección española y que les ha llevado a ser el mejor equipo del mundo. Un ejemplo de superación y trabajo en equipo para todos.

Los expertos coinciden en destacar la confianza en sí mismos, en el equipo y en el entrenador de los jugadores. Un valor que toda empresa debe fomentar entre sus trabajadores con el objetivo de conseguir los mayores beneficios posibles. También resaltan su motivación por pertenecer a la selección, el orgullo por formar parte de ese equipo, como otro aspecto muy a tener en cuenta por los empleados de cualquier compañía.

En este sentido, el papel del directivo de la empresa es primordial. El Observatorio del Empleo de AgioGlobal recalca la importancia de detectar e impulsar los líderes naturales del grupo, tal y como hicieron Luis Aragonés y Vicente del Bosque. En términos laborales, estos empleados serán aquellos que estén siempre dispuestos a resolver un problema o a tirar del equipo en circunstancias adversas.

Otros de los principios de “La Roja” que deben tener en cuenta las empresas es la ilusión por ganar, el esfuerzo continuo por llegar a ser líderes y el respeto por el trabajo. De esta forma, mediante esta cultura las compañías, mejorarán su efectividad y rendimiento y hará que sus empleados sean más felices en el trabajo.

 

 

 

 

 

Publicado en Iberestudios.com

 

Las multinacionales quieren MBA’s Españoles

 

Los expertos aseguran que los MBA españoles son cada vez más demandados por las grandes compañías multinacionales. Esta afirmación se desprende de los resultados de la encuesta realizada por la consultora internacional TopMBA y que recoge en un artículo el periódico El mundo.

Un 22% de los candidatos a estudiar un MBA eligió España, lo que sitúa a nuestro país en el sexto lugar de preferencia. Por detrás de Estados Unidos (un 79% de los candidatos lo eligieron), Reino Unido (un 60%), Canadá (un 31%), Francia (un 30%) y Australia (un 26%).

Según, señala el periódico, la razón no es sólo la calidad de vida, o el clima mediterráneo, sino el enorme esfuerzo realizado por las escuelas de negocios españolas para ser un referente en la preparación para la dirección empresarial a nivel mundial, sin tener nada que envidiar a otras tan prestigiosas como Harvard, London Business School, Wharton, MIT, Insead y demás. Y este esfuerzo ha dado sus frutos.

En Europa, solamente Gran Bretaña supera a España en número de escuelas de negocios situadas entre las 10 primeras.

La calidad, el prestigio y la internacionalización de dichas instituciones no sólo han atraído a actuales altos ejecutivos a nivel mundial para cursar sus programas, sino que ha supuesto también un cultivo de nuevos directivos que, gracias a su preparación, han conseguido dar un salto sustancial en sus carreras para colocarse a la cabeza de grandes multinacionales.

Pero todavía, las instituciones estadounidenses tienen más compañías reclutadoras en sus bolsas de trabajo. Según datos de TopMBA.com, una escuela como Wharton o Stanford atrae a su campus más de 400 empresas dispuestas a contratar.

 

La dirección por valores (DPV)

La DPV no es un discurso ético. Es una filosofía de la dirección por liderazgo. Eso quiere decir que trabaja sobre la integridad en la persona y en la organización. La DPV se basa en la participación, a través de equipos inteligentes de trabajo que construyen redes interactivas, que utilizan bases comunes de datos, a las que aportan y de las que reciben y que forman un entramado eficiente de relaciones interpersonales.

El núcleo central de esta filosofía es hacer de la empresa un sistema integrado de valores que se consigue no por una declaración de principios a propósito de la planeación estratégica sino por un proceso de construcción que lleva tiempo, pero que parte de la decisión de los directivos de dar a los valores un soporte real en el desarrollo empresarial y vincularlos con los aspectos centrales de la empresa: técnicos, administrativos, financieros, de producción, ventas, servicio, control de calidad, etc.

En la visión antigua de la empresa contaba básicamente el capital económico, el patrimonio representado en bienes o en dinero. En la visión actual cuenta mucho el capital intelectual –humano: el saber acumulado de la persona, y estructural: el saber acumulado de la empresa–, tanto o más que el dinero.

El conocimiento y la información son el nuevo nombre del capital: una empresa vale lo que vale el conocimiento y los valores de su gente. El conocimiento y los valores encarnados por las personas son el recurso más productivo de una organización.

Eso es lo que confiere cultura a una empresa: el conocimiento y los valores compartidos, estimulados, participados, gestionados, practicados e incrementados continuamente. Lo que los incrementa es el sistema informal, espontáneo, la libertad que los expande, crea espacios, decide bien, obra transparentemente, es innovadora y solidaria (comprometida). Y la disciplina del trabajo como la más poderosa fuente de realización personal, visto de modo subjetivo (crecimiento personal) y objetivo (resultados cuantificables y cualificables), o si se quiere entendido como productivo y formativo, que busca el tener para el ser, para vivir en un contexto de valores humanos positivos.

La DPV relaciona los valores con el día a día de la persona: vinculados estrechamente a sus afanes, metas, ilusiones, cultura, deseo de servir a la sociedad, aporte al desarrollo de la comunidad. Los valores se convierten en una ventaja competitiva perdurable, porque nos sitúan más allá de la motivación, de las expectativas de desempeño, de la complejidad del cambio, de la misma competitividad:

Valores éticos a primer plano

La expectativa actual de la sociedad ante las empresas e instituciones públicas y privadas es preguntarse cuál es su ética, qué valores se apropian para cumplir su misión y alcanzar la visión. Una pregunta clave dirigida a las personas es cómo hacen suyo el fin corporativo. Se requiere una apropiación, una incorporación vital que haga que el anhelo, la meta, el objetivo sean, a la vez, un sueño, pero más todavía un propósito desglosado en planes de acción de futuro.

Decisión, esfuerzo, propósito, diligencia, perseverancia, marcan una secuencia del esfuerzo por aclarar y vivenciar principios y valores que, de otra manera, se quedan sobre el papel y no mueven a nadie. Además, lo que en la empresa es un buen negocio, debo serlo también para la familia y la sociedad: ayudarnos a ser mejores personas cumpliendo una tarea profesional cualificada y mejorando permanentemente en ella. Ahí tiene sentido el alineamiento de mis valores con los de la empresa, con los de mi familia y con los de la sociedad.

La Dirección Por Valores (DPV) constituye un reto para proponerse hacer lo que parece imposible, pues lo posible parece estar ya hecho. El mundo vive una auténtica revolución de los valores, sobre todo en el campo empresarial. Lo que hace años parecía extraño emplear: “valores”, pues era mirado como un prejuicio, como algo proveniente de la esfera ideológica o religiosa, hoy en día se mira como el descubrimiento de un venero inagotable de potencialidades para fortalecer la cultura empresarial.

Además, cuando se habla de valores se habla de intangibles que vividos en las personas generan actitudes estables que son mensurables en el comportamiento delante de terceros. Hoy en día se dispone de pruebas, estadísticamente estructuradas y validadas, que permiten sacar conclusiones muy precisas sobre el grado en que una persona o una organización práctica los valores. Como también es posible medir el grado en que los antivalores afectan la organización. Para unos se requiere aprendizaje, para los otros, desaprendizaje

Pero lo más interesante, sin duda, es ver cómo la construcción de valores en una empresa tiene diversos niveles de trabajo: muestreo significativo de antivalores organizativos y personales, que permite trabajar en la tarea de acompañamiento a quienes manifiesten debilidades en su práctica. Luego, construcción colectiva, a través del aprendizaje corporativo de los valores que contrarrestren los antivalores. Está claro que lo que se puede medir, se puede manejar y mejorar. Pero esa tarea hay que afrontarla con los líderes constructores de valores, y permear a toda la organización con un aprendizaje organizacional de valores. Luego el trabajo directivo se refuerza con liderazgo para el cambio, basado en valores.

Hablando en términos de negocios, el mejor negocio es invertir en tener valores, y en lograr la integridad en las personas de modo que la empresa pase de ser una organización de caracter mecanicista a ser una institución dotada de unidad, consistencia y proyección.

_______________________________________

Publicado en degerencia.com

¿Existe un modelo femenino a la hora de dirigir?

 

La igualdad en el trabajo continúa siendo una lacra social. Es cierto que cada vez hay más mujeres en los consejos directivos de grandes compañías pero la paridad real no será una realidad hasta dentro de dos décadas, según datos de Add Talentia. De todas maneras la tendencia está al alza y van y cada vez hay más mujeres directivas. Según el estudio ‘La mujer profesional en el siglo XXI’ elaborado por Womenalia, existe una manera de dirigir propia de las féminas basada en tres aspectos: Empatía, trabajo en equipo y más organización que sus colegas masculinos.

De hecho el 57,5% de las mujeres encuestadas en este estudio cree que existe un modelo femenino de dirigir y, de éstas, el 55% está a favor de incorporarlo en las empresas ya que creen que sería una gran ayuda para implementar políticas de conciliación laboral y familiar.

El liderazgo femenino es definido por este informe como participativo, directo y práctico, basado en la interrelación jefe-subordinado. Así, se deduce que este modelo femenino favorece el diálogo y consigue una mayor implicación y compromiso por parte de los empleados.

El estudio también analiza la manera de dirigir de los hombres que se basa en la competitividad y el éxito personal por encima del colectivo. Además dan mucha importancia al éxito inmediato y a una gestión del tiempo que se basa en el número de horas que se trabaja en la oficina. Pero, ¿cuál de los dos modelos es mejor? Pues según Womenalia, ninguno. Lo ideal sería un equilibrio de ambos para favorecer la igualdad de oportunidades.

El informe también destaca las dificultades de las mujeres para conseguir lograr posiciones ejecutivas. Las principales barreras que encuentran las mujeres son el tiempo de dedicación al puesto de trabajo (25,8%), las dificultades para conciliar vida personal con laboral (30,2%), la desigualdad de género (30,5%) y la falta de promoción interna (32,5%).

La receta contra la crisis: La formación.

 

Estamos pasando por un momento delicado en la economía española, muchos de nosotros nunca hemos conocido una situación como esta. Todos sabemos de sus síntomas; aumento del paro, cierre de empresas, incremento de la morosidad y dificultades para las pymes y las familias

Sin embargo hay algo que me llama mucho la atención, las ventas de pisos bajan, las ventas de coches bajan, el comercio y la hostelería se resienten, pero la demanda de formación especializada y cursos de postgrado sigue creciendo. Según las fuentes a las que hemos podido tener acceso estaríamos hablando de un crecimiento de entre un 15% y un 25% en función del centro.

Aunque es cierto que sectores como el de las oposiciones se resienten debido al descenso de plazas. El resto de centros de estudios y escuelas de negocio están creciendo en número de alumnos y esto es muy alentador.

Estos datos llaman al optimismo y me hacen pensar que de esta crisis vamos a salir reforzados. Es admirable que los profesionales de nuestro país en vez de amedrentarse, se amarran  los machos y arriesgando sus ahorros decidan invertirlos en mejorar su cualificación profesional.

¡Encontrar trabajo después de los 40 es posible!

Quedarse sin empleo siempre es una situación difícil de llevar. Si además coincide con que la persona tiene más de 40 o 45 años esta situación se agrava. Este colectivo de personas es uno de los que tienen más riesgo de reinserción laboral y por eso debemos prestarle una atención especial.

 

 

 

 

 

 

Si tú también te encuentras en esta situación no te desanimes, si sigues algunos consejos para encontrar trabajo después de los 40, como crearte un perfil en las redes sociales, actualizar tu currículum y no olvidarte de tu red de contactos, seguro que las cosas te van mejor de lo que imaginas.

Otra de las cosas que debes tener en cuenta y de las que sacarás más provecho es de formarte y renovarte profesionalmente. Existen muchos cursos de formación para adultos que te ayudarán a adquirir los conocimientos necesarios para aprender un oficio y estar al día en las últimas tendencias de tu sector.

Si con todo esto no tienes suficiente siempre puedes acudir a alguno de los centros y asociaciones que ofrecen orientación profesional y ayuda a mayores de 40 años para encontrar un trabajo.

Por último puedes informarte de cuáles son los nuevos yacimientos de empleo, es decir, los sectores profesionales que ofrecen más oportunidades y en los que deberías buscar trabajo.

El desempleo puede afectar a todo el mundo por igual pero se tiende a pensar que las empresas prefieren contratar a personas jóvenes. Contratar a una persona mayor de mediana edad también puede tener muchas ventajas: aportan experiencia y madurez, por ejemplo. Además los gobiernos y algunas entidades ofrecen ayudas económicas a las empresas que contratan a mayores de 45. Así que hazte valer y no te rindas. Si sigues nuestros consejos aumentarán tus probabilidades de encontrar un empleo.

Publicado en Iberestudios.com

 

Nueva Convocatoria MBA Executive Online de IEBS

Ya está abierto el plazo de preinscripción del MBA Online de IEBS Business School.

-Metodología ONLINE, 100% participativa.

-Interactuación diaria con profesores.

-Total flexibilidad de horarios.

-Gupos Multiculturales.

-Conferencias Empresariales.

*Según master.

¡Reserva ya tu plaza!

MBA-i: dirección de empresas digitales

Master de Emprendedores

 

 

 

 

 

Recuerda que además disponemos de becas que van desde el 25% hasta el 40%. Estas becas se otorgan por perfil y orden de solicitud. ¡Pide la tuya cuanto antes!

Una Nueva Etapa

Ahora empieza el verano y la mayoría de los profesionales estamos deseando que llegan las tan esperadas vacaciones.

Necesitamos ya un respiro, después de este medio año que está siendo duro en muchos sentidos, pero tampoco podemos descuidar los objetivos que tenemos marcados para después de verano.

Uno de los más comunes en Septiembre, es empezar a estudiar. Estudiar ese curso que siempre quisimos hacer, o el master que te llevas planteando ya hace 3 años.

Es el momento de empezar a preparase para esto. Hacer los procesos de selección, enviar documentación, hacer entrevistas y pedir becas son las tareas que tenemos que hacer ahora, antes de irnos de vacaciones.

De esta manera cuando nos vayamos, tendremos todo solucionado, y podremos descansar placidamente y poner la mente en blanco.

Si es el caso, IEBS ya ha abierto su proceso de selección para los master de Octubre, ¡no te despistes!