¿Eres un buen líder?

Muchos se preguntan ¿un líder nace o se hace? Las escuelas de negocios coinciden en que el liderazgo es una de las habilidades más difíciles de aprender y es una de las capacidades imprescindibles para ser un buen directivo o ponerse al frente de una empresa. Está claro que todo es más fácil si el alumno ya tiene intrínsecas ciertas cualidades en su forma de ser, sin embargo todo se puede mejorar y existen trucos para ayudarte a liderar y convertirte en un profesional seguro de sí mismo.

  • Motiva a la gente con la que trabajas: es imprescindible que alientes a la gente con la que trabajas. Ellos son los engranajes de la empresa y si no les motivas, su productividad puede resultar afectada.
  • No temas al fracaso: un buen líder ha de saber mirar hacia delante. Es cierto que antes de tomar una decisión has de sopesar los pros y los contras, pero debes decidir sin miedo al fracaso. El que no arriesga no gana.
  • Sé comunicativo: hablar con tus empleados es fundamental tanto para informarles de la situación de la empresa como para que vean de qué forma contribuyen a ello. El directivo no sólo se debe centrar en mandar sino que también ha de hacer ver a sus empleados el papel que juegan en la buena (o mala) marcha de la empresa.
  • Hazte responsable de tus decisiones: no culpes a los demás de algo que hayas hecho mal tú. Cuando eso ocurra mira hacia delante y busca la forma de subsanar el error. Cuando el error sea de otro intenta ayudarle a buscar la solución y hazle ver que la culpa ha sido suya sin avasallarlo.
  • Aprende a ser un ejemplo: has de ser un ejemplo en el que los trabajadores quieran verse reflejados. Si tú mismo no demuestras y aplicas lo que proclamas ¿qué credibilidad tendrás entre los trabajadores?
  • Aprovecha las habilidades de tus empleados y hazles partícipes: seguro que las personas con las que trabajas tiene habilidades que no has aprovechado. ¿Les has dado alguna oportunidad para que lo demuestren? Muchas veces nos rodeamos de personas muy cualificadas a las que ni siquiera se les da la oportunidad de demostrar lo que valen.
  • Supervisa las tareas: es fundamental que como jefe supervises la labor de los demás. Verifica que las tareas se realizan y haz un seguimiento del trabajo de cada empleado. Pon metas individuales y comunes y supervisa si llegan a ellas, además de ayudarles a conseguirlas.
  • Trabaja en equipo: cada uno tiene una tarea, pero esas tareas tiene un fin común, por eso es imprescindible que concibas el trabajo como algo que se hace en conjunto. La comunicación entre las partes y la coordinación de las tareas te ayudarán a conseguir los objetivos si coordinas bien a tu equipo.
  • Sopesa pros y contras: antes de tomar una decisión debes calcular las ventajas y los inconvenientes, además de calcular cómo va a repercutir esa decisión en todos los ámbitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>